Pendientes artesanales VIDA

39,00

Todo el universo de inspiración de Fauna y Flora parte del mundo biológico y natural. Del más pequeño como es la bioquímica hasta el más grande como es la física y la ciencia del universo. El diseño de los pendientes, se inspira en las formas geométricas orgánicas del ADN.

Además está hecha toda a mano. Pues, la curvatura de cada pieza se realiza manualmente. Por eso ni en encontrarás ninguna igual. Tal como son las cosas en la naturaleza. Perfectos en su imperfección.

Miden 4 cm y están disponibles en Latón chapado en oro de 18 kt. Como no podía ser de otra manera, libre de níquel y plomo.

Pendientes artesanales Fauna y Flora

Pendientes artesanales Vida
Cada vez que se fabrica una pieza de joyería se invierten recursos naturales y humanos. Con la Moda Ética y Sostenible te comprometes a reducir al máximo el impacto durante el proceso.

No sólo eso, sino que garantizamos unas condiciones de trabajo dignas para todas las personas involucradas en la fabricación.

A Espai Povo pensamos que es igual de importante cuidar el medio ambiente como los trabajadores / as de las marcas que encontrarás en la tienda.

La joyería hecha a mano Pendientes artesanales
Con el paso de los años Fauna y Flora se ha consolidado como uno de los referentes en el ámbito de la joyera artesanal. La naturaleza, el cosmos y la vida slow son su fuente de inspiración, que los llevan a crear joyas delicadas hechas con materiales naturales como los minerales. Cada una de sus colecciones está hecha a mano desde su taller de La Garrotxa.

Detrás de esta marca están Marta y Óscar, una pareja que decidió apostar por vivir la vida como ellos querían. Así nació Fauna y Flora, joyas con unos valores muy sólidos y amor por el trabajo bien hecho.

Su última colección, Galáctica, ya no nace en Barcelona, ​​sino que coincidió con su traslado a la Garrotxa, el entorno perfecto para unos diseñadores que aseguran que la naturaleza es su principal fuente de inspiración.

Dice Marta que cuando era niña, sus padres les regalaron a su hermano y ella un libro precioso que se titulaba Fauna y Flora del Mundo.

El libro tenía más de 500 páginas llenas de fotografías de animales, insectos, plantas … y su hermano y ella se pasaban días enteros ojeando éste una vez y otra.

Cuando el hobby de hacer collares comenzó a convertirse en trabajo y necesitó un nombre de marca, vino a su mente el recuerdo de aquel libro. Sus diseños siempre han estado muy vinculados a la naturaleza, así que le pareció un nombre perfecto.

Cada pieza tiene un poco de ellos, de su historia, de su forma de vida.